Escalado de Producto  
 

El sistema tecnológico está basado en tres niveles funcionales que se ensamblan entre si y crecen en funcionalidad y prestaciones.

El producto permite su utilización en tres entornos escalables:

  • Un primer nivel donde el objetivo de la automatización es el control de costes y análisis de explotación de los servicios prestados dentro de grandes recintos abiertos o cerrados.
  • Un segundo nivel donde se busca optimizar los recursos humanos y físicos empleados para la prestación, con el objetivo de reducir los costes e incrementar la calidad y la capacidad de fidelización y expansión a un mayor registro de clientes.
  • y un tercer nivel donde el cuadro de análisis y control se realiza en tiempo real durante la estancia del cliente, con el objetivo de promocionar e incrementar el consumo de servicios a la par que ofrecer servicios extendidos en seguridad, actividades adicionales y eliminación de tiempos inactivos y de espera.
 
     
  1 Nivel. El Cliente.  
 

Se trata de realizar la instalación física de los puntos de control rfid, configurar la operatividad de comunicaciones y transmitir a los empleados los nuevos procedimientos a realizar durante las tramitaciones de servicios y las implicaciones que tienen sobre la forma de realizar el cobro de las mismas.

En este primer nivel se pretende instalar el sistema de enlace entre puntos de servicio:

  • Instalación de los dispositivos de cobro y su comunicación con las cajas registradoras.
  • programación de las pulseras codificadas a la recepción del cliente o de contrato.
  • Personalización del uso de los topes o tipos de servicio para control personalizado.
  • Generación de los documentos de justificación de cobro.
  • Analíticas y Estudios de comportamiento y flujo de servicios prestados.
 
 
 
 

Requisitos fisicos:

  • Pulseras pasivas de bajo coste por cada cliente consumidor.
  • Lectores de identificacion 1x por cada punto de cobro de servicio existente en la empresa.
  • Servidor central de computación de movimientos
 
     
     
  2 Nivel. El Empleado  
 

El control y calidad de los servicios prestados, así como la sensación de atención y buen servicio se obtiene de la ecuación entre profesionalidad del empleado y cantidad de recursos dedicados. El sistema tiene como objetivo en este segundo nivel, incrementar y optimizar los tiempos de los recursos humanos permitiendo desplegar una calidad de servicio superior sin incrementar los costes laborales.

El control del empleado se realiza por el análisis de sus rutas y tipología de servicios asociados, y se consigue utilizando dispositivos de pulsera individualizados. En este caso activos, que van monitorizando el paso del operador por puntos de control distribuidos de forma inteligente por parte o por la totalidad del recinto a controlar.

El éxito de este tipo de seguimiento radica en que, a diferencia de otros sistemas, en el formato presentado, no es necesario invertir en redes de cobertura inalámbrica, ni en cableados que cubran rejillas de espacio, ni siquiera hay que hacer obra, ni instalación eléctrica: solo es necesario la disposición por medios adhesivos de múltiples etiquetas pasivas de muy bajo coste por los puntos de control de paso del empleado. (no es necesario que estén a la vista)

A cada empleado se le facilita una pulsera de control activa (coste según la cantidad de prestaciones que se incluyan en cada dispositivo) que va almacenando el identificador del empleado, el identificador de la etiqueta más cercana a su paso y la fecha y hora del momento del paso.

Con estos tres datos el sistema central de computación es capaz de comenzar a gestionar los recursos humanos y dependiendo del grado de enlace con la gestión empresarial propia de la empresa, obtener escalados en la optimización del flujo de trabajo resolviendo las tres cuestiones principales de quién, cuándo y dónde.

 
   
     
     
     
  3 Nivel. El Servicio  
 

Si bien el primer nivel y segundo nivel centran su objetivo en la optimización comercial, obtención de información basado en patrones de consumo y optimización de la relación entre costes, el Tercer Nivel es otra forma de entender la gestión de los servicios que la empresa presta.

El objetivo de rellenar los espacios existentes entre consumos con la captación de los patrones de movilidad del individuo y su iteración con el resto del grupo, con los mecanismos recreativos a su disposición y con los recursos adicionales que la empresa dispone durante su estancia en el recinto, su tratamiento en tiempo real durante la estancia de los clientes y a través de mecanismos de oferta y promoción, conseguir un incremento notable del ratio de consumo de los servicios disponibles.

En este Tercer Nivel se consigue obtener las trazas informativas necesarias para cubrir y redistribuir los servicios que dispone la empresa en el formato que los indicadores confirman. Con la información del uso individual de cada servicio o prestación disponible, cruzado con la actividad que desarrolla el resto de miembros del grupo y cruzado con las diferentes acciones promocionales y comerciales que dirige la empresa se obtiene una gráfica precisa de la efectividad y respuestas del cliente a cada propuesta.

De esta forma, se consigue disponer de información relativa a los servicios más demandados, ampliar los cuadros temporales de petición de ciertos servicios, examinar el existo sobre inversiones realizadas en nuevos atractivos, recanalización de los turnos de consumo según demanda y en definitiva un escenario de análisis contínuo donde poder aplicar ingeniería de incremento de consumo otorgando al cliente la máxima satisfacción.

También en este Tercer Nivel se aplica la misma tecnología de gestión para los recursos humanos empleados. Los patrones de trabajo analizados por parte de los empleados, permite reconducir horarios, servicios y prestaciones, evitando duplicidades, sincronizando tareas con un orden más coherente y reduciendo los tiempos de inoperatividad aplicándolos a las tareas pendientes o una mejoría de la atención personalizada.